Ante cualquier duda comunicarse vía correo electrónico a cgt.chile@gmail.com y/o comunicarse vía whatsApp al +569 84495318.

PULSO SINDICAL DIARIO DE LA CGT CHILE 25 DE ABRIL DE 2021

*****
"..Juan Comodoro buscando agua encontró petróleo, pero se murió de sed. Yo no se quien va mas lejos, la montaña o el cangrejo.."   
                                           Facundo Cabral
*****
1.- 
 En Chile, el sueldo mínimo se denomina Ingreso Mínimo Mensual, que es el monto mensual mínimo de la remuneración por una jornada ordinaria de trabajo (que no puede exceder de 45 horas semanales). Es fijado por ley por el Congreso, en base a una propuesta del gobierno acordada con representantes de los empleadores y los trabajadores. Generalmente entra en vigor cada 1º de julio de cada año y dura un año. (Definición tomada de Wikipedia). 

El ingreso mínimo en Chile hoy está fijado en $326.500 y así se mantendrá hasta abril de 2021. Un monto en dinero que no tiene relación alguna con las necesidades de un trabajador y su grupo familiar, y que es fijado en conversaciones entre actores que desconocen absolutamente la realidad de las familias, actores que ignoran el dolor y la desesperanza de miles de hogares que viven con este ingreso. No podemos sino agregar que dicho monto es bruto, o sea se debe descontar de él el aporte previsional (promedio 20%)

2 - El monto del llamado ingreso mínimo es piso y techo remunerativo para muchos patrones que, a través de sus organizaciones, presionan permanentemente para que no se dispare, aduciendo como argumentación principal el daño que “un alza desmesurada” puede provocar al empleo.  Ninguna persona   - y con mayor razón si es el sostén económico de su familia - puede vivir dignamente con esta suma de dinero. Para llegar a esta conclusión no se necesita revisar estadísticas ni tener a la vista variables de todo tipo. 

Es de sentido común. Algo de lo que parecen carecer el gobierno y los representantes de los empleadores y de los  trabajadores que resuelven sobre esto. 

Se llega al absurdo que una Central Sindical, que se arroga la facultad de representar a los trabajadores, pone en discusión una cifra que no ha sido resuelta por los trabajadores. En la negociación en curso piden 500.000, algo más de $400.000 líquidos, cifra que representa un aumento de $173.500 respecto del mínimo vigente. ¿Con qué cara presentarse a discutir, si en la discusión anterior aceptaron un aumento de $6.000?

3.- En Chile decenas de miles de trabajadores perciben menos que el ingreso mínimo por un mes de trabajo. Son hombres y mujeres en su mayoría jóvenes, que prestan sus servicios a tiempo parcial en jornadas de trabajo autorizadas por la ley  - 30 o menos horas a la semana - (artículo 40 bis)  y por lo tanto no tienen derecho a percibir el total del sueldo mínimo. Dramático es el caso de los menores de 18 y mayores de 65 años que trabajan, pues pese a hacerlo en jornada completa se les fija un monto mínimo inferior.

Por eso es importante fijar la atención en lo siguiente. Cualquiera sea el valor que este sueldo mínimo tenga a futuro - y mientras se sigan utilizando los actuales parámetros para fijarlo - en caso alguno va a satisfacer siquiera las necesidades básicas de alimentación de un grupo familiar. De allí que resulte indignante que algunos se reúnan a discutir cuál va a ser el nuevo monto del mínimo, como si éste permitiera dignificar mínimamente a quienes lo reciben.

4.- Los trabajadores deben entender que esta no puede seguir siendo su realidad. Comprender que merecen ganar un sueldo mayor, no solo porque son los constructores de la ganancia sino porque es su familia la que está mal viviendo. Asumir que si no dan la pelea por cambiar el criterio existente, los futuros perjudicados serán sus hijos y los hijos de estos. 

Desconozco todas las faramallas que hacen los estudiosos para medir la pobreza, pero tengo claro que ninguno de los que habla de pobreza es pobre, por lo que no están muy preocupados de averiguar cómo diantres lo hace una familia para vivir con el ingreso mínimo que graciosamente fijan de año en año. ¿Sirve de algo entonces la tan cacareada discusión sobre el monto del ingreso mínimo? La respuesta es una sola. NO SIRVE DE NADA.

5.- Por eso tenemos un desafío grande por delante. Hay que recuperar la capacidad de discernir y concluir que nos han estado engañando sin asco. 
No mas ingreso mínimo, si SUELDOS JUSTOS PARA VIVIR DIGNAMENTE .

*****

Nuestra fuerza la Unidad 
Nuestra meta la Victoria



MANUEL AHUMADA LILLO
Secretario C.G.T. CHILE