Ante cualquier duda comunicarse vía correo electrónico a cgt.chile@gmail.com y/o comunicarse vía whatsApp al +569 84495318.

PULSO SINDICAL DIARIO - 6 DE ABRIL 2020

1.-  Los dueños de bombas de bencina están solicitando se les autorice aplicar la ley maldita - suspensión del empleo suspensión del sueldo - pese a que son parte de aquellas labores consideradas como prioritarias. 
 
De lo contrario, dicen, recurrirán a poner máquinas de autoservicio en la mayoría de las estaciones de bencina.
A su vez y a pesar de que la mayoría de los equipos de fútbol ha entregado pautas a sus trabajadores para que cumplan jornadas de entrenamiento en sus casas - jornadas que son seguidas tecnológicamente - se comienza a hablar de potenciales rebajas de los sueldos, lo que ya ha comenzado a aplicarse en algunos clubes. 
 
La actitud de ambas patronales es algo común en este Chile actual. El chantaje, la presión por aceptar lo que el patrón quiere imponer ya que de lo contrario el riesgo de despido aumenta.
Han de tener claro los trabajadores de bombas de bencina - y también otros sectores productivos - que prontamente se impondrá la robotización y el uso de máquinas en reemplazo de la fuerza de trabajo humana.

2.-  Esto, que es algo natural propio del avance de la tecnología, no debería implicar cesantía. Por el contrario, lo que debe avanzar en la conciencia humana es que se deberá llegar a jornadas de 4 horas diarias o menos, manteniéndose las remuneraciones y absorbiendo la fuerza de trabajo cesante.
 
Lo único que va a pasar con lo anterior es que las ganancias de los capitalistas disminuirán a la mitad, esto hasta que la propiedad de las empresas quedé en manos de los propios trabajadores.
 
En lo que respecta a los trabajadores del fútbol, es claro que no tienen por qué recibir descuentos en sus remuneraciones si están cumpliendo con las indicaciones del empleador.  En está área el problema es otro y está vinculado a las enormes diferencias de sueldo entre algunos "astros" del fútbol y el futbolista común, que recibe algo más que el ingreso mínimo y tiene las mismas necesidades y carencias que un trabajador promedio.
 
Queda esperar que está pandemia minimice cuando no ponga fin a las élites de deportistas, lo que al final será resorte de los mismos patrones, quienes solo deberán evitar ofrecer decena de millones a un tipo bueno para la pelota y distribuir entre todos los vinculados al fútbol (jugadores y no jugadores) las millonarias ganancias que obtienen.

3.- Junto con invitar a los trabajadores de bombas de bencina a qué profundicen y extiendan su organización en todo el país (a modo de ejemplo, ¿cuántos de ellos saben que tienen derecho a los feriados irrenunciables?), saludar al SIFUP que, pese a las dificultades propias de su sector, exige respeto de los contratos y rechaza las rebajas de sueldo, al mismo tiempo que llamamos a todos los futbolistas a cerrar filas junto a su organización sindical



MANUEL AHUMADA LILLO
Presidente Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores
Secretario C.G.T. CHILE