Ante cualquier duda comunicarse vía correo electrónico a cgt.chile@gmail.com y/o comunicarse vía whatsApp al +569 84495318.

PULSO SINDICAL Nº 277 - DEL 26 DE ABRIL AL 01 DE MAYO DE 2015


Nuestro saludo y solidaridad con la demanda de los ex - presos políticos y que los tiene en una huelga de hambre desde hace 18 días al 30 de abril.                                          Visítelos, contáctese con sus dirigentes, apóyelos en su lucha.  www.unexpp.cl o www.facebook.com/unexpp  Nelly Carcamo, Presidente UNExPP 9-9627-1656 (Osorno) Patricio Negrón, Encargado Secretariado Nacional de ExPPs 9-945-4636 (Santiago).

LOS TRABAJADORES Y EL PRIMERO DE MAYO


Conmemoramos el Día Internacional de los Trabajadores, orgullosos y decididos, pese a estar recibiendo duros golpes del adversario histórico.  Sacamos lecciones de lo pasado y nos comprometemos más que nunca a seguir las enseñanzas de nuestros guías en el trabajo sindical. Mas allá de los esfuerzos de quienes buscan vernos de rodillas, somos capaces de seguir con la frente en alto, aprender de los errores y sobre ellos reconstruirnos. Los mismos que por siglos han hecho de todo para mantener sus privilegios, han conseguido enquistarse entre los que alguna vez enarbolaron con dignidad las banderas de la clase y a través de ellos nos han bombardeado con sus propuestas de reformas, que no tienen más fin que la búsqueda de nuestra rendición incondicional.

Seguirán mellándose sus dientes y sus garras, no nos van a vencer.

Los trabajadores chilenos, los trabajadores del mundo, somos invencibles. Nosotros, vendedores de fuerza de trabajo a un precio injusto, seguiremos siendo imprescindibles en el desarrollo del mundo. Prueba de esto son los avances en las diversas etapas sociales que han marcado a la humanidad. Los dueños del capital nos sienten de su propiedad, nos discriminan y humillan, buscando llevarnos a un estado de “ neo – esclavitud “.

No lo conseguirán.                               


Los poderosos, tanto en los gobiernos como en sus monstruosas empresas, nos dicen que el mundo se globalizó.  Unos y otros  se niegan a reconocer que pese a todos los adelantos científico técnicos de los que se puede jactar la sociedad actual, existe un elemento insustituible.
La fuerza humana que mueve las maquinas, presiona los botones, esa que interconecta en cosa de segundos al mundo. Sin trabajadores no hubieran sido posibles los adelantos de los que hoy disfrutamos.
En este primero de mayo reiteramos nuestra convicción.
Somos una fuerza imposible de frenar cuando nos damos cuenta de nuestro poder. Por eso ellos, los gobiernos y los patrones, gastan millones de millones en idiotizarnos con los medios de comunicación, con la inoculación de un concepto de libertad que no es real.
Cierto. Somos libres para comprar sus idioteces, para endeudarnos, para vivir dentro de un metro cuadrado, despreocupados de lo que pasa a los demás que, como nosotros disfrutan de “esta libertad” que nos da el sistema.
Pero no es nuestra libertad.

La verdadera libertad es aquella que nos permitirá acceso a una vida digna para nuestras familias y las de todos los trabajadores del mundo, disfrutar de lo que hemos creado, sin envidias ni discriminaciones.  Solo seremos libres, cuando construyamos el modelo social que nos dignifique. Que grandes desafíos enfrentamos en este nuevo primero de mayo.
Se trata ni mas ni menos que de confrontar a los que mienten y que esa pelea la conozcan y hagan suya los miles de desencantados. Porque son muchos los años de postración, de abandono de las ideas de avanzada que tiene el sindicato, y los trabajadores no se merecen que Los dejemos solos. Va a ser una pelea difícil, compleja, y es que hay que recuperar las confianzas, demostrar con el ejemplo que es cierto eso de que SI QUEREMOS, PODEMOS.
Por eso, no hay que restarse de participar en las diversas jornadas de movilización a la que se invita, tenemos que levantar orgullosos nuestros lienzos y banderas, por que al vernos dispuestos, decididos, serán muchos los que querrán seguir nuestro ejemplo. Primero en el sindicato, luego en el barrio y finalmente por todo el país irán flameando las banderas del sindicalismo de clase.
Al abrazarnos con nuestros compañeros y compañeras y estrechar con afecto sus manos, estaremos ratificando el compromiso asumido con la clase trabajadora, compromiso que no tiene fecha de vencimiento.
El primero de mayo no es solo un día feriado en el calendario. Es el día en que los trabajadores de todos los países recuerdan a los miles de valientes que, hartos de ser abusados en sus derechos, decidieron que era el momento de expresar su sentir. Por eso rendiremos tributo eterno a quienes participaron de la huelga general convocada el primero de mayo de 1886. Pararon sus labores para exigir que, a partir de ese día ningún obrero trabajara más de 8 horas por día.
8 horas de trabajo, 8 horas de reposo, 8 horas de recreación.
Por ser fieles a su compromiso con la clase, el 11 de noviembre de 1887 fueron ahorcados August Spies, George Engel, Adolf Fisher y Albert Parson, el día antes había muerto Luis Lingg.
Son estos mártires, junto a miles de distintas nacionalidades que han corrido suerte similar desde entonces, a quienes se honra en el primero de mayo, por eso es tan importante rescatar la vigencia del Día Internacional de los Trabajadores.
A quienes reivindicamos la historia como es y no la disfrazamos,  se nos presenta como ajenos a la modernidad, resentidos sociales, enemigos de todo aquello que huela a cambio. 
Nosotros, los que henchimos el pecho, orgullosos de promover el sindicalismo de clase, saludamos a los héroes obreros cada primero de mayo y reafirmamos nuestro compromiso con las mujeres y los hombres trabajadores de todas las edades.
Nunca dejaremos de reclamar lo que es de justicia, jamás guardaremos silencio ante los abusos. Nos esforzaremos mas y mas por estar a la atura de lo que esperan los trabajadores.
Desde ya pueden tener ellos la convicción que la CGT,  el CIUS, todas las organizaciones clasistas del mundo, estarán junto a la clase trabajadora.

MANUEL AHUMADA LILLO
Presidente C.G.T. CHILE