miércoles, 10 de abril de 2013

PULSO SINDICAL Nº 187 DEL 25 AL 31  DE MARZO DE 2013

Abrimos nuestro comentario semanal saludando las movilizaciones que se encuentran desarrollando los trabajadores portuarios en la mayoría de los puertos chilenos en apoyo a los trabajadores del sector en Mejillones, quienes están parados demandando que la colación sea parte del tiempo de trabajo y se entreguen las condiciones mínimas para realizarla o bien que se les pague un bono en compensación haciendo turno continuo por 7,5 horas diarias.

De lo anterior podemos sacar varias conclusiones.
*Resulta inconcebible que en una empresa, cualquiera sea ésta, no existan las condiciones mínimas para que los trabajadores puedan hacer su colación diaria. Es mas, todas las empresas debieran considerar la entrega de alimentación a sus operarios.
*Es demanda histórica de los trabajadores que el tiempo que se ocupa en colación sea de cargo de la empresa y no debiera ser renunciada.
*Equivocadamente se ha privilegiado la negociación de bonos de colación en reemplazo de la entrega de alimentación. Esto provocado por la necesidad de hacer aumentar la remuneración mensual.



Los trabajadores debieran analizar en profundidad lo anterior y sacar sus conclusiones,
¿Cuál es el camino para conseguir la satisfacción de demandas tan básicas, pero que el capital considera inaceptables por una cuestión de costos?
Es claro que lo primero a hacer es asumir estas necesidades como algo vital e irrenunciable. Seguidamente entender que solo serán satisfechas en la medida que se cuente con una organización poderosa y decidida.
Hay que terminar con la proliferación de sindicatos en la misma empresa, educar en función del rol y las necesidades de la clase trabajadora, asumir que el capital por muchos disfraces que se ponga tiene en su ADN la explotación de la fuerza de trabajo como el elemento esencial para generar sus ganancias.
Los trabajadores no pueden seguir dependiendo de bonificaciones de todo tipo para aumentar sus remuneraciones.
Hay obligaciones de la patronal que son ineludibles, alimentación y locomoción entre ellas, por lo que la gran lucha debe darse en función de aumentar el sueldo base.
El pago por parte del empleador de la previsión mensual debe ser una de las principales demandas a levantar. Es posible, ya se ha logrado en negociaciones colectivas que el patrón pague el aporte al seguro de cesantía, ¿Por qué no nos decidimos de una vez a demandar que al menos parte del pago correspondiente a la AFP sea de cargo de la patronal?.

La paralización en Mejillones y la solidaridad activa de los trabajadores de la mayoría de los otros puertos nacionales, es la muestra mas clara que la solidaridad de clases existe y es posible profundizarla.
Corresponderá a la dirigencia sindical iniciar en le mas breve plazo las acciones tendientes a desarrollar conversaciones para que la unidad en la acción se transforme en una constante del trabajo sindical.

Algunas líneas para saludar la paralización que llevan a cabo los trabajadores de la mina Radomiro Tomic, demandando la salida de un alto ejecutivo luego de la trágica muerte de un trabajador de esa instalación cuprífera.

Al cierre de este Pulso semanal ya la empresa había notificado del reemplazo  del ejecutivo, por lo que se esperaba el inicio de conversaciones que puedan poner fin a la paralización.

Hace algunas semanas Piñera, el presidente, entregó un par de informaciones que fueron material de comentario. Una de ellas era el tapabocas de 40.000 pesos que se entregaría como un bono paliativo a una cantidad de familias de bajos ingresos, además se anunció el inicio de la discusión sobre el monto del ingreso mínimo, valor que según Piñera, el presidente, no sería menor de $ 200.000.
Como es la costumbre comenzó el desfile de cifras, desde aquellos que sostiene que debe ser a lo menos de $206.000, hasta los mas optimistas que hablan de 250 mil, utilizando para ello un valor que se puso de moda hace un par de años cuando un dignatario de la iglesia hablo de un sueldo ético de $ 250.000.
No entraremos en el concurso del “póngale valor al ingreso mínimo”, solo diremos que es momento que los trabajadores y sus organizaciones tomen el protagonismo, todos sabemos que es imposible que un grupo familiar pueda vivir dignamente con las cifras que se están publicitando.
La tarea es organizarse y presentar proyectos de contrato colectivo. La fuerza organizada de los trabajadores es imparable y debemos asumirlo como una tarea impostergable.
Solo por esta vía es posible conseguir sueldos dignos y una mejor vida para las familias.

La Central de trabajadores CUT sostuvo en estos días una reunión protocolar con la nueva mesa de la CPC, la patronal chilena. Sacando al parecer de archivo su declaración, dijo la presidenta de la CUT dijo que “como CUT creemos que es una señal potente para el país el que el mundo del empresario con los trabajadores nos podamos reunir, que tengamos un diálogo para mantener debates permanentes de cara a los desafíos que está enfrentando el país. Quiero saludar el que una de las primeras reuniones que realiza la nueva directiva de la CPC sea con la CUT, eso le da una señal potente al país” afirmó.
Ninguna señal potente, un saludo a la bandera que no significa nada, salvo una aparición en los medios de comunicación y la entrega de opiniones que centran los posibles avances como resultado de un dialogo con los que explotan y abusan y no en la organización de los trabajadores.
En todo caso, en un año electoral como el actual no se esperen llamados a movilización ni acciones de demanda obrera, salvo aquellas que puedan concitar beneficios para potenciales candidatos, pero en caso alguno un bienestar real y una mejoría en las desmedradas condiciones de la fuerza laboral chilena

A pocas semanas de la conmemoración de un nuevo año de la gesta de Chicago, vale la pena llamar la atención sobre las exigencias que llevaron a los trabajadores en Norteamérica a la paralización de actividades el primero de mayo de 1886.
8 horas de trabajo, 8 horas de descanso y 8 horas de recreación.
Al menos y considerando el actual proyecto de reforma laboral que se discute en el
Parlamento, que afectara inicialmente a los trabajadores del turismo, se anuncian condiciones anteriores a 1886 y así seguiremos mientras no nos pongamos las pilas y comencemos la lucha frontal contra el capital.


MANUEL AHUMADA LILLO
Presidente C.G.T. CHILE 

No hay comentarios:

Publicar un comentario