lunes, 23 de junio de 2014

PULSO SINDICAL EXTRA Nº 13

Durante mucho tiempo hemos estado exponiendo las demandas de los trabajadores, reclamando cada vez que se habla y legisla a nombre de ellos, sin siquiera tomarles en cuenta a través de sus organizaciones. 
No es que creamos que a través de la gestión parlamentaria se dignificará a la clase trabajadora, al menos no como se ha gestionado hasta ahora. Sabemos muy bien que solo incidiremos cuando seamos una gran masa organizada, compacta y segura de sus exigencias, por lo que generar nuestra fuerza propia seguirá siendo la aspiración Nº 1.
Sin embargo el sistema nos obliga a emitir juicios e intentar incidir en la gestión del parlamento, particularmente cuando se trata de legislar materias que afectan a los trabajadores. Siendo justos, hasta ahora poco o nada se ha avanzado  y a más de 2 décadas del término de la dictadura seguimos amarrados a muchas de las normas legales que ésta dictara.
Entendemos el enojo de algunos, que cuando nos ven haciendo planteamiento al parlamento piensan que hemos rendido nuestras banderas. Pero les decimos que no se equivoquen ni por un momento, usaremos todas las herramientas que tengamos a la mano para intentar de alguna forma que se dignifique a los trabajadores, sin renunciar a ninguna de nuestras aspiraciones ni principios.

Por eso estuvimos al frente de cada propuesta que se presentó desde 1990 buscando la restitución de la ley 7.388, que establecía que el 10% de las ventas de los establecimientos gastronómicos hoteleros sería la remuneración de garzones y camareros, a la que hicimos algunas reformas para hacerla mas justa y apoyamos entusiastamente a los diputados que presentaron proyecto en esa línea.
No nos olvidamos de Palestro, Seguel, Aguiló, Dubeaud, Schaulsson, quienes más allá de cómo hayan cumplido su rol, nos escucharon y apoyaron en la demanda.
Nos enorgullece que la propuesta presentada por el entonces ministro del Trabajo Jorge Arrate en nuestro Congreso Nacional y después transformada en ley, respecto de establecer que al menos uno de los días de descanso en el mes sea en domingo y que actualmente son 2 domingos, haya tenido como origen una demanda de nuestra organización.



Hemos expresado en el último tiempo el más firme rechazo al proyecto del ley que busca establecer la flexibilidad entre los trabajadores del turismo por la vía de los turnos cortados y ya aprobado por la cámara de diputados, de la misma manera que hemos reiterado nuestra decepción por la propuesta gubernamental de regular el Multirut, manteniendo si la convicción de que en esta materia, la fuerza de la organización permite pasar por sobre la norma y negociar colectivamente.

Por eso nos genera satisfacción la presentación del proyecto del ley destinado a mejorar la ley 20729 (que establece la obligatoriedad de sugerir en la cuenta de consumo en algunos establecimientos,  la entrega de un 10% de propina voluntaria para los garzones).
Desde la entrada en vigencia de dicha ley la calificamos de limitada, discriminadora poco clara y, por sobre todo, expresamos nuestra preocupación por que con la misma se pretendiera que nos olvidáramos de la demanda de restitución de la ley 7.388.

Cuando expusimos públicamente nuestra opinión casi nadie se dio por aludido y obviamente tuvo muy poca cobertura. 

Iba a pasar como otra expresión de descontento en este país, donde los temas de preocupación son puestos por los dueños de los medios de comunicación y el capital. Sin embargo fuimos gratamente sorprendidos.
El diputado Gaspar Rivas conoció nuestra opinión y le pareció correcta. Nos llamó, se reunió con el Directorio de la CGT, ocasión en la que pudimos extendernos en las argumentaciones. El resultado fue el compromiso de trabajar un proyecto del ley con la propuesta de la CGT, propuesta conversada con los dirigentes de los sindicatos afiliados, rechazada por algunos dirigentes garzones que sienten que se les mete las manos al bolsillo, pero apoyada por la gran mayoría, pues tiene un componente de dignificación y solidaridad de clase, valores irrenunciables para nuestra CGT.

¿Sería el diputado Rivas, como aquellos candidatos presidenciales que se reunieron hace un tiempo con nosotros, y que fuera de exhibir la foto que se tomaron no dijeron una palabra de nuestros planteamientos, o bien será como esos parlamentarios que saludan, piden conocer las demandas y si siquiera responden después que se les envían?
Muchas preguntas como estas nos hicimos, pero decidimos correr el riesgo. 
No vimos en él dilación, ni excesiva verborrea, ni politiquería. Mas bien demostró interés por conocer todas y cada una de las razones de nuestra demanda.
Trabajó silenciosa y rápidamente. Elaboró una propuesta de proyecto, nos la envió e hicimos observaciones, las revisó así como lo hicieron nuestros abogados y finalmente se transformó en el proyecto de ley.
Faltaba lo último, los patrocinadores mínimos, y nuevamente el diputado Rivas honró el compromiso. Consiguió la adhesión y la firma de los diputados, Boric, Jaramillo, Girardi, Farkas, Monckeberg, Sabat, Berger, Vallejos y Cariola, y el día 18   de Junio, luego de una presentación ante los medios de comunicación  ingresaron en la oficina de partes el proyecto de ley, proyecto que el día 19 ya pasó a la  Comisión para su estudio.

Saludar el compromiso de todos y todas los integrantes de la Cámara, que suscribieron el proyecto junto al diputado Rivas. Ahora a esperar que agilicen su tramitación.

Cuales es la importancia de este proyecto? . En primer lugar se amplia la gama de establecimientos en los cuales se aplicará el beneficio de la propina voluntaria, se define claramente a quien se debe considerar como prestador del servicio, se deja claro que las propinas incluidas en cheques y tarjetas de crédito se pagaran de inmediato y sin descuento de comisión, que el patrón llevará un registro diario de las propinas, que estas se pagaran detalladas. El elemento mas importante, sin duda, es aquel que indica que del total recibido, el 70% será para los garzones y el 30% restante se distribuirá entre quienes apoyan el trabajo de servicio, entiéndase aseadores, cajeros, coperos, cocineros y otros, con excepción de cargos de jefatura.

Continuaremos abocados a nuestro empeño. Educar a la clase trabajadora, promover la organización, prepararlos para la presentación de proyectos de contratos colectivos.
Ya tendremos fuerza suficiente para establecer con claridad y firmeza nuestras demandas y junto a otros pensar la sociedad que queremos.
Esperamos avanzar con el diputado Rivas y sus colegas en otras propuestas que apuntan a instalar  reformas básicas al Código.
Como decimos siempre, por la clase, todo.


MANUEL AHUMADA LILLO
Presidente de la CGT

No hay comentarios:

Publicar un comentario