lunes, 6 de octubre de 2014

PULSO SINDICAL Nº 252 DEL 18 AL 23 DE SEPTIEMBRE DE 2014

Las organizaciones sindicales están constituidas por personas y voluntades que se aglutinan en torno a una idea principal, que generalmente esta relacionada con el termino del abuso y el reconocimiento de derechos propios de su condición de asalariados.
Respetando las visiones personales pero subordinándolas a aquellas que representan a la gran mayoría, el conjunto en formación se pone a disposición del proyecto discutido y aprobado por el colectivo, y comienza con mucho esfuerzo a construirlo.
En ocasiones cuentan para ello con el apoyo y el respaldo de distintos profesionales, que ven en la clase organizada  el elemento fundamental para desarrollar desde allí el cambio de sociedad, promover la derrota de aquello que genera el abuso y la miseria (el capitalismo) e instalar las bases de un mundo más digno y justo.

No todos los que forman la organización ni quienes la apoyan, logran salvar las trampas y tentaciones que instala el sistema.
Resulta mas cómodo para algunos hablar y promover soluciones mínimas, de parche más que de cambio real, y comenzar a vivir dentro del modelo instalado por el adversario de clase.
Más que educar y apoyar, lucrar con las asesorías. En vez de trabajar por la unidad, elaborar propuestas de dudoso resultado, al amparo de consensos y diálogos inútiles.



Por eso resulta valioso y debe destacarse el apoyo de los profesionales de clase. Aquellos que habiendo logrado éxito académico no perdieron de vista el sufrimiento de las grandes masas de explotados y resolvieron, más allá del bienestar económico que su profesión pudo entregarles, prestar toda la ayuda necesaria a la clase trabajadora para que pudiera reconocer claramente su enorme importancia en el desarrollo de la sociedad, ayudándola asimismo en la construcción de la propuesta.
Es lo que hizo durante su vida Eduardo Long Alessandri, reconocido abogado laboralista y asesor de importantes organizaciones sindicales, quien siempre estuvo a disposición de aquel que lo necesitara, mas allá de los beneficios que tal apoyo pudiera generar. Un hombre entregado a su causa, la defensa irrestricta del trabajador.
Este digno y abnegado abogado laboralista fue el padre de Jorge Long Prunes, nuestro compañero abogado, nuestro amigo, nacido el 14 de mayo de 1947 y que falleciera el pasado 18 de septiembre de 2014.

Jorge Long Prunes estuvo con nosotros desde fines de 1996, cuando fuimos denostados y se nos trató de destruir por reivindicar la independencia y la autonomía de la organización, de partidos políticos, gobiernos y empresarios.
Poco de conversar necesitamos para ponernos de acuerdo y de ahí para delante fuimos compañeros y cómplices en un sinfín de iniciativas. Escuela sindical, programas de radio, presentando nuestros libros y en ocasiones sosteniendo la publicación del periódico mensual.
Atendió cuanto problema se le presentó, superando largamente la asesoría laboral y son millares quienes vieron solución a problemas que nadie quería asumir por lo complejos.
Planificamos, propusimos, trabajamos por convencer. Fue testigo privilegiado de nuestro crecimiento y consolidación y estuvo de principio a fin en 2 de los más importantes proyectos, hoy concretados. La sede propia y el centro recreacional.
Despedimos con gran dolor a un amigo, pero tenemos la intima satisfacción de haber hecho junto a él todo lo que se podía hacer por nuestra clase.


Me alegra mucho la medida de poner limite a la venta de alcohol en Providencia, pues no solo pone atajo al desenfreno de quienes creen que no hay mas mundo que ellos mismos, sino que también permitirá de alguna manera disminuir la cantidad de horas de trabajo de muchos y muchas en pubs, bares y similares.
Y no es una cuestión menor, ya que se trata de personas que en muchos casos deben cumplir turnos cortados (la jornada se divide en 2 partes, con intervalo de 4,5 o 6 horas, turnos ilegales hoy por cierto pero pronto a ser validados por obra y gracia del parlamento)  hombres y mujeres que se han acostumbrado a vivir en la anormalidad.
Y es que no es menor que alguien salga de su hogar a las 9 o 10 horas de la mañana, trabaje en turno desde las 12 hasta las 16 horas, deba deambular por ahí hasta las 20 o 21 horas para nuevamente regresar a cumplir jornada de la que sale después de las 2 o 3 de la madrugada. ¿Qué vida familiar es la que hace?
Y el problema no termina aquí.
Seguir desconociendo que la ingesta de alcohol en forma excesiva es causa principal de accidentes, así como de asaltos y lesiones, es producto exclusivamente de la codicia de quienes son propietarios de este tipo de locales y que desean mantener a como de lugar, sus ganancias.
Quienes buscamos  cambios sociales no podemos desconocer el enorme daño que el tabaco y el alcohol junto al consumo de drogas, hace en muchos de nuestros jóvenes y de los trabajadores. Son estos excesos los que van dañando el organismo de las personas y anulando lentamente la conciencia, proceso que culmina en miles de personas que no participan, que no reclaman sus derechos, que se ven obligados a vivir endeudados y no encuentran como salir de ese circulo vicioso.
Aunque pueda percibirse como doloroso se debe enfrentar y medidas como las limitaciones horarias para expender creo que van en el sentido correcto, aunque son insuficientes. Hay que educar a través de los medios de comunicación, atacar el origen, que no es otro que los grandes productores, los mismos que auspician actividades de todo tipo, con los productos que dañan la salud de la población. (¿Si ya lo hicieron con el tabaco, porque no hacerlo con el alcohol?)

El caso bombas sigue dando para la promoción del miedo y la descalificación de aquellos que se plantean el cambio de la sociedad. Hemos sido claros en rechazar acciones que dañan a inocentes y al pueblo, y de la misma manera hemos expuesto nuestro rechazo a la criminalización que se pretende hacer de las ideas de izquierda y libertarias. Que no se pierda el centro. El enemigo sigue siendo el abuso del capital y la desinformación.
Nada se ha dicho sobre el siguiente caso y salvo una vez en el noticiero de Chilevisión, está quedando en la impunidad otro acto criminal de Carabineros.

“La noche del 11 de septiembre, un niño de 9 años perdió su ojo derecho tras recibir el disparo de un balín de goma. Los familiares denuncian que los perdigones fueron lanzados por Carabineros. 
El hecho se produjo a eso de las 22:30 horas, en el sector Las Industrias de la población La Legua, mientras un grupo de vecinos se encontraba viendo un documental sobre lo ocurrido en 1973. Un video muestra cómo Fuerzas Especiales de Carabineros pasó disparando desde un vehículo en movimiento.
El menor, identificado como Alexis Muñoz, recibió tres impactos de balines: uno en el ojo y los otros dos en la pierna y el brazo. Otras seis personas también resultaron heridas. Paloma, otra de las afectadas, terminó con un perdigón incrustado en el glúteo”

¿Y donde está la exigencia de explicaciones que de cuando en cuando demandan los parlamentarios de todos los colores? Y donde la investigación de los organismos de derechos humanos?  ¿Y que dicen el gobierno y las jefaturas policiales?

Veamos el caso del restaurante las Vacas Gordas y el despido verbal hecho por el patrón, grabado y subido a Youtube. Todo un show, amenazas, acusaciones y las autoridades visitando los medios de comunicación, ¿para que?, para que al día siguiente se hable de un acuerdo que aún no se explicita con claridad y una acción por malas practicas patronales que morirá como todas, sin sanciones ejemplarizadoras ni publicas.
 Y si no, recordemos el caso de esa trabajadora de nacionalidad haitiana que fue golpeada por su patrón, de quien no se expuso nombre ni se ha dado a conocer la sanción.

Todo esto y mas continuará ocurriendo, mientras no asumamos que en parte somos responsables. Por guardar silencio, por no denunciar, por no organizar a los abusados.


MANUEL AHUMADA LILLO
Presidente C.G.T. CHILE

No hay comentarios:

Publicar un comentario